Crónica de una muerte anunciada.

Con Itziar Torres





Yo qué sé.

Buscas mil formas distintas de poderte abrir.

Encuentras dos mil de volverte a cerrrar.

Yo te escucho y te miro , todo eres tu, todo tu.

Todo el tiempo.

___________________________________


Busco el gesto hábil para intuirte un poco más de piel

Un poco más de hogar.

Una caricia al alma, una señal de que sigues aquí.

Tú parpadeas con la furia de quien conjura silencioso

¡Sáquenlx de mi vista!

Y estx soy yo.

Prendiendo fuego en tu deseo.

Desapareciendo en tus silencios.

____________________________________________


Las normas de nuestros encuentros son extrañas para ti y para mí.

La confianza no se compra ni se paga

Lxs dos lo sabemos.

A veces sucede y te dejas y te veo.

Y siento magia cuando me dejas hacerlo.

Joder, es tan, tan hermoso cuando te veo.

Yo qué sé.

____________________________________________


Y tú apartas tu vista de mi, ni te ves ni me ves.

Lo dejas todo a oscuras y muero un poquito en algún lugar.

No se donde.

Tus mentiras son hoy puñal.

Puñal en mi pecho, en mi cicatriz.

En mi carne más profunda

Veneno líquido infiltrándose en tus besos de judas.

_________________________________________________


Te quiero de esta nueva forma

Un poco más solida

Un pellizco más sana

En que quiero estar contigo

Y quiero que puedas continuar sin mí

Sabiendo que cuando sea,

Yo te echaré de menos

Echaré de menos tus jaleos, las vueltas que has dado

Para regresar al principio de toda esta loquera.

Regresar a tu cuerpo.

Regresar a ti.

_________________________________________________


Me salvo hoy de tu amor enfermo,

De esta condena de palabras vacías,

De esta ambigua construccion de paredes sin cuadros

Y camas sin patas.

De esta lucha tuya por vencerte endemoniado

Mientras sangro yo en la cama.

Esperando paciente poner mi mano en tu frente

Como quien consuela a un hijo.

Sostener tus mentiras escurrirse patas a bajo.

Y ver evaporarse mi dolor en el tuyo.

Me quiero de esta nueva forma

Un poco más solitaria,

Un pellizco más viva

En que quiero estar conmigo.

_________________________________________________


Tras cada encuentro tengo la seguridad

De que voy a saber un poco más sobre cualquier cosa

Sobre casi todo

Voy a saber un poco más de qué va esta película de estar vivxs

En la que andamos

La película de sobrevivir, y del pese a todo seguir.

_________________________________________________


Todo este amor se pudre en mis costillas, charlatanería valiente, tanta mentira.

Todo este amor movilizado hacia ningún lugar.

Ha ido hacia ti como a un colador tan llenito de agujeros.

Se ha escurrido y ha atascado todos los desagües.

Ahora todo me apesta a podrido.

__________________________________________


Cuanto más te conozco más cosas aprendo

Sobre como son mis cosas

Las normas de nuestros encuentros son extrañas para ti y para mi.

La confianza no se compra ni se paga

Los dos lo sabemos.

A veces sucede y te dejas y te veo.

Y siento magia cuando me dejas hacerlo.

Joder, es tan, tan hermoso cuando te veo.

Yo qué sé.

_________________________________________________


Mutilas a tu hermana cuando le mientes,

Cae en saco roto ese pretendido mundo mejor.

Tus mierdas de panfletos sobre feminisimo anarquismo y cuidados.

Tu blasfemias.

Y evitas la cruda realidad de que hoy y aquí.

Es todo.

No habrá nadie ni nada que pueda salvarte de este vacío jubiloso

que propagas con esa jodida sonrisa opaca.

Sigue hablándole a Dios como si estuviese fuera.

Sigue banalizando cada milagro cotidiano.

_________________________________________


Mira, la fortuna de mis presenciarte no estaba en mis planes.

Yo qué sé

A mí esto que nos traemos

No me lo dan las manis, las asambleas, las fiestas, ni los debates.

Sentirse lleno debe parecerse un poco a lo que se me mueve

cuando comprendo que me has dado permiso

de acompañarte en este trayecto que te has montado.

Cuando me dejas ser testigo de tu impresionante

y sencilla humanidad.

_________________________________________________


Mira, la fortuna de romperme no estaba en mis planes.

Sorbo mocos y siento el dolor salir con sabiduría por donde tiene que ir.

Rodillazo, siempre hay un suelo que me sostendrá.

Te miro y el desprecio y el asco

El juicio y el odio

Van cayendo mentira abajo.

¿Cómo odiarte sin odiarme?

¿Cómo darle muerte a tanta vida?

¿Cómo darle veneno a este hermoso cuerpo que me ha sido dado?

Tu humanidad cruda me recuerda a la mia.

Sentirse llena debe parecerse un poco a lo que se me mueve cuando

Comprendo que me he dado permiso

Para acompañarme en este trayecto que me he montado.

Cuando puedo ser testigo de esta impresionante y sencilla humanidad.


Avinguda del Paral·lel.


Rompe a llover.
La lluvia es un acontecimiento evidente, obvio, conocido y seguro.
Yo, por el contrario
no lo soy

miro las gotas y pienso mientras tanto
que no sé si me rompo
o me arreglo
no sé si esto que tengo tiene arreglo
si lo tuvo o si ya no

mientras tanto
pedaleo y me empapo y
pedaleo y pedaleo y
me empapo

pienso en que yo, en este momento
no encuentro nada evidente
ni obvio
ni conocido ni seguro
de mi piel para adentro

lo acepto y
cojo la bicicleta y salgo hacia, bajo, la tormenta

pedaleo y me empapo y
pedaleo y pedaleo y
me empapo

quiero de esta lluvia que hoy me arrastre
que arrase
quiero que agarre todo lo que llevo encima con lo que hoy no puedo
quiero que rasque y que rompa esta sensación de que no salgo de esta

quiero de esta lluvia que se lleve a mis muertas
quiero que cierre la sombra de esta desmemoria rancia 
que se las lleve
o que me las traiga delante
a todas ellas

quiero que las convoque para que me puedan decir a la cara
qué es lo que ostias tengo que aprender 
para acabar con la maldición heredada de la violencia
hacia y por todas las ancestras

decidme a la puta cara qué es lo que me queda por entender 
dadme la respuesta
quiero mojarme en esta lluvia, quiero escapar y salvarme
salvarme, sí
quiero salvar mi alma
maldita sea

pedaleo y me empapo y
pedaleo y pedaleo y
me empapo

quiero que esta lluvia me caiga encima tal y como lo hace 
y que me moje de una manera en que yo por fin pudiera
creer de no sé qué modo en algo que sea más grande

más grande que Barcelona
más grande que mi edad
más grande que la punzada del pecho que por momentos creo que me va a tirar
más grande que lo que he conocido
más grande que lo que nunca hubo
más grande que la lucha por todo lo que sigue vivo

pedaleo y me empapo y
pedaleo y pedaleo y
me empapo

y pedaleo.

Lo siento, Benedetti
por aquel soberbio "no te salves"
que te marcaste.
No sé desde dónde, desde qué sitio
enunciaste eso.

Lo siento si entonces, tal y como dices,
no te quedarías conmigo.

Yo sí
lo escojo
lo elijo
lo pido
porque lo necesito.
Porque sí.
Yo sí me quiero salvar.



...Pedaleo y me empapo y
pedaleo y pedaleo y
me empapo

y pedaleo...

Amor romántico en tiempos de tránsito.


No me acordaba que me quería tanto.
No me acordaba que me quería tan poco.

Ni los amores disney me sacan de esta.

Yo, que no sé si soy Aladdin o Jasmine,
que no soy ninguno y que soy los dos,
preferiría una película de esas
que tanto detestamos
una pérdida de tiempo de amor y de vida de lo más normativa,
al desorden de afectos que me traigo.

Yo no me hice queer para esto.
Te lo prometo.

No me acordaba que me quería tanto.
No me acordaba que me quería tan poco.

Yo, que no sé si me veo Tarzán o Jane,
que todo eso nunca acabó de tener en mí un sentido.

A mí que me parió una madre
que desde que tengo uso de razón, y seguro que ya antes del uso, y de la razón,
me amenazaba con morirse.

Desde entonces, más que de la persona
yo intuyo que de lo que me enamoro es de la amenaza.

Me creí y me especialicé en salvar gente perdida. El salvador de las suicidas. El salvador de mi propia culpa por la muerte constante e inminente de una madre.
Cuando me di cuenta traté de desengancharme.
A veces se me escapa y vuelvo a ello.

A mí que me crió un padre
para quien no existió nadie más que él
enfermo de su narcisismo, yo desaparecí de su mirada
y en aquella casa quedamos viviendo, así, yo, y su sombra.

Desde entonces, más que de la persona
yo intuyo que de lo que me enamoro es de la sombra.
De la ausencia que va a dejarme.

No me acordaba que me quería tanto.
No me acordaba que me quería tan poco.

Quiero que baje disney y que me saque de esta.

Yo, que no sé si soy Simba ni Nala, que no soy ninguno, que soy los dos seguramente

que estoy perdido

yo
que a veces me pillo de imprevisto a mí mismo esperando que alguien me vea
me abrace
me espere
me encuentre
me salve

quiero que venga la norma y me libre del infierno que me construyo cada vez que no tengo cuidado
con lo que deseo.

No me acordaba que me quería tanto.
No me acordaba que me quería tan poco.

No sé tú. Pero yo.
Te lo juro. Yo no me hice queer para esto.

No quiero.




No. Hoy no quiero.

No quiero a mi cara por mostrarme hoy las mismas ojeras que siempre. No quiero mis ojeras de que tengo miedo. No quiero mi empeño por esta película de tener que salvarme. Que salvarme siempre tenga que ser a pulso y a nado. No quiero, porque me ahogo. No quiero tapar agujeros. No quiero esta sensación de que si agujeros, de que deberían ser tapados. No quiero sensación. No quiero agujeros. No quiero, porque si entro se me sale todo de dentro. No quiero vaciarme de lo que está lleno, no es justo y no quiero. No quiero vacío. No quiero que tengo miedo.

No quiero querer así.

Un querer como quien me hizo daño.

No quiero terminar este poema.
No quiero que después de todo
quede triste el poema.

No quiero dejar de quererme por todo esto. 
No quiero enfadarme conmigo si al final no lo consigo y dejo de hacerlo.

No quiero dejar que cualquier emoción me invada.
No quiero enfadarme conmigo si al final no lo consigo y dejo que lo haga.

No quiero rendirme y abandonarlo todo.
No quiero enfadarme conmigo si al final no lo consigo y lo abandono todo por un rato.

No quiero terminar este poema.
No quiero que después de todo
quede triste el poema.

No quiero olvidarme de que os quiero. 
De que os quiero con cada contradicción de mi cuerpo.

No quiero olvidar cuánta vida habéis hecho crecer y madurar en este cuerpo.
De que os quiero con cada contracción en este cuerpo.

No quiero olvidar el camino.
No quiero olvidar que no pasa nada si me pierdo. Que lo conozco, que ya pronto vuelvo.

No quiero terminar este poema.
No quiero que después de todo
quede triste el poema.

¿Entiendes que no quiero?

No. No quiero.





Vamos allá. (Abril ya llega)




Vamos allá, me digo.

Desdibujando el drama.

Drenando el deseo.

Permiso: sólo necesito darme el permiso.

Tú, tú dame lo que quieras.

Yo te daré rienda suelta.

Tengo mi permiso. Tienes mi permiso.


Ahora, frente a frente
tenemos la responsabilidad
de hacerlo conscientes
de hacerlo con cuidado
pero, y lo más importante:

de hacerlo divertido.



Casi abril.


Hoy era casi abril y hoy

toda la primavera se me queda grande.

Me he hecho polvo por quererte

me he dicho de todo por quererte

me he flagelado, me he destrozado

me he tratado como el último y más despreciable ser humano

por ser consciente de quererte.

Hoy, que es casi abril,

esta primavera que se me viene se me queda demasiado grande.

Voy a tratar, no obstante,

de perdonarme

la vida y a tratar de poder sostener este quererte

sin desconcertarme tanto

voy a hacer así, como si yo fuera una persona

así, una persona humana

que siente y que padece.

Me lo he propuesto:

Quiero hacer las paces, con esta primavera.

Darme una tregua.

Cueste lo que me cueste.

Así que, venga

deséame.

Deséame suerte.